El desmoralizador de la sociedad

“Te pones a la venta porque necesitas dinero. Muchas mujeres se han liberado de un pasado de trabajo, de ínfima mano de obra, trabajaban de criadas, o en una fábrica” (Trifiró, 2003, p. 18). Esto es lo que normalmente una persona se pone a pensar cuando le dicen o le comentan sobre el trabajo de prostituta, que en nuestro país generalmente se da por causas de extrema pobreza, pero siempre recordemos que hay dos lados de la moneda y tenemos que atender y comprender ambos.

En la Página de Narrativa y Ensayos Guatemaltecos, la escritora Silvia Titus explica el punto de vista de la prostitución que se hace a voluntad y que es controlada por las autoridades. (http://www.narrativayensayoguatemaltecos.com) A partir de esto, nos encontramos la otra perspectiva del tema, hay mujeres que lo hacen por que es una opción viable para poder generar ingresos y poder trabajar.

Pero nosotros, solo queremos ver el punto de vista desmoral, el enfoque de que esta práctica perjudica la moral de una sociedad que en mi pensar, nunca la ha tenido. “La prostitución socava la moralidad pública provocando el escándalo de la juventud e incitando a las más bajas pasiones del pueblo ignorante, minándolo de complejos sexuales y sembrándole las más funestas enfermedades(Sepulveda Santorino 1970)”(Trifiró, 2003, p. 57).

Según Titus (2015), en Ámsterdam hay un barrio muy conocido por sus burdeles y prostíbulos, pero estos están protegidos por la policía y las prostitutas también, ellas cuentan con derechos, tienen que pagar impuestos y hasta con un control de pánico cuando se sientan en peligro. (parr. 5) Lo cual nos hace entender que en un país como Holanda, esto se puede ver de una forma diferente, pues lo ven como una profesión más. Pero, ¿Podremos lograrlo en Guatemala?

Hasta que nuestra cultura deje de verlo mal, al mismo tiempo que se practique bien, se tengan las normas y los cuidados correctos se podrá hacer bien, de lo contrario seguiremos viéndolo mal y llamando a las mujeres que lo practican de una manera que no merecen. “Las mujeres que ejercen la prostitución se han nombrado de varias maneras: rameras, damas de la seducción, obreras de la lujuria, Magdalenas de la noche, vendedoras de piel, vírgenes de medianoche (Trifiró, 2003, p. 58)”.

En conclusión, antes de criticar y antes de hacer juicios de esta práctica, primero informémonos y sepamos que hay mejores formas de practicarla, de esa mejor manera se puede llegar a ver como una profesión más en la sociedad.

Trifiró, A.(2003). Mujeres que Ejercen La Prostitución. Una Historia de Inequidad de Género y Marginación. Colombia: Editorial Lealon.

Titus, S. (13 de marzo de 2015). Las Dos Caras de la Prostitucion. (ensayo).

Recuperado de http://www.narrativayensayoguatemaltecos.com/ensayos/ensayos-sociales/las-dos-caras-de-la-prostitucion-silvia-titus/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s