La amistad de una pierna

Era el principio de una nueva y emocionante temporada del torneo de verano en la pequeña provincia de Santa Fe, Argentina, donde unos jóvenes que han pasado toda su vida esperando esta oportunidad, por fin se les presenta. Han pasado por mucho sufrimiento, por muchos sacrificios pero por fin ha llegado su momento, después de hacer todas las inferiores en el equipo de sus amores, por fin pueden decir que tienen el tiempo de poder impresionar al director técnico del equipo mayor.

//giphy.com/embed/wIyzYMkJKDtiE

via GIPHY

Sí, este es el sueño que tanto Ricardo como Leonel tenían desde que se conocieron incluso fue el motivo por el cual se hicieron casi hermanos en todo, pero ese día no fue el de alegría que en su momento imaginaron.

Leonel, que vivía del lado pobre de la provincia, pasando por la famosa línea del tren que dividía a la comunidad y que para poder llegar a entrenar todos los días pasaba por ahí sin explicarse por qué nunca pasaba un tren a la hora de su rutina. Ricardo por otro lado tenía mucho poder económico, tenía lo que todo un niño podía querer, pero eso no le impidió ser mejor amigo de Leonel, él incluso admiraba todo el sacrificio que su amigo hacía por poder llegar a los entrenamientos.

Pero llegó el día que marcó la vida de estos cuates, ambos hicieron su rutina diaria antes de salir para el entrenamiento pero este era el que ellos habían soñado desde niños, Leonel siempre iba a los entrenamientos con su labrador de 3 años, que a la larga este le salvó más que el día, la vida. Cuando él iba en su bicicleta al entreno escuchó que por fin pasó un tren por la línea, pero él se cayó justo en las líneas de la gran bestia de metal y la pierna se le quedó atascada, él peleaba con todas sus fuerzas por salir pero al final no logró salir del todo y el tren terminó aplastándole al pierna, el gritaba de dolor pero el chofer del tren no se inmutó ante esto, sino que gracias a su perro ladrando, un campesino lo encontró y lo llevó al hospital más cercano.

Mientras que Ricardo se preocupó pues Leonel nunca faltó a un entreno, y no faltaría al más importante de su vida, pero no podía hacer nada pues ya estaba ahí, hizo su mejor entreno e interescuadras, cuando terminó lo único que pensó fue en Leonel, así que lo fue a buscar a su casa pero no había nadie, pensó que algo le había pasado y no estaba equivocado.

mario4Cuando al final se logró comunicar por su celular, lo único que le dijeron es que estaba en el hospital y que acababa de entrar al quirófano para poder realizarle una operación, él salió corriendo hacia el hospital.

Cuando llegó y vio lo que le había pasado, el único sentimiento que habitó en su cuerpo fue el de culpa y tristeza, se tiró a llorar al lado de la cama tan fuerte que logró despertar a Leonel, siempre con un buen humor y bromista que fue, le dice: -¿Qué haces ahí, huevón? ¿No deberías de estar entrenando?- cuando escuchó esto lo único que le saca es una carcajada y una buena jalada de mocos. Leonel no sabe qué decir, él piensa que es su culpa, que si él desde un principio lo hubiera ayudado a evitar pasar por todo ese camino, el no estaría sin una pierna, pero con ese amor de amigo lo único que él puede decirle es esto. -Que feliz estoy de que tu puedas cumplir el sueño por los dos- a lo que responde Ricardo- tú serás quien me acompañe siempre en mi vida y en este sueño que es de ambos y que vivirás al lado mío-.

Después de 2 años, Ricardo ha debutado en el equipo de sus amores y ha podido firmar con el Real Madrid, pero él nunca faltó a la promesa que le hizo a su mejor amigo, ahora lo representa en todo lo que sea administrativo. Esto demuestra que los sueños se cumplen a pesar de que muchas veces no son como los pensamos, pero al final del día lo único que se puede rescatar es la fuerza de la amistad.

Advertisements