El suicidio del lenguaje

Era una tarde lluviosa, con un clima frío lleno de tempestad, pero esa tarde marcaría a una familia muy humilde y a un psicólogo, papá de la mejor amiga de la hija. Esa reunión de personas se dio por el lastimoso suceso del suicidio de la hija menor del hogar, se juntaron para poder entender la situación y el motivo del porqué se quitó la vida, pues hay una carta en la cual explica el porqué de la repentina decisión.

Carta: Adiós mundo, no puedo más con mi vida, no cuento con nadie en los momentos difíciles y en los momentos en los cuales realmente necesito ayuda, sé que esta es la mejor decisión pues ni a mi propia familia le importará lo que voy a hacer, sé que al hacer esto estaré mucho más tranquila y ya no será una carga para mi familia y amigos que no merecen cargar conmigo. Espero que todo lo que yo sentí en esta vida no lo sienta nadie. Espero sean felices sin mí. Solo recuerden que si he hecho esto es para poder sentir que mi alma sea libre, por que si en vida no pudo serlo tal vez después de la muerte si lo sea.

Reacción de la mamá: No puedo creer que está pasando, era la peque de la casa, nunca nos enteramos de que ella pensara en suicidarse, no, no, esto no esta pasando……. Mi bebecita no puede estar muerta, no, esto no pude ser verdad. Mi niña siempre fue alguien contenta, alguien que siempre se reía….. ella era la risa de la casa, como quisiera poder tener un segundo chance de poder hablar con ella sin ser tan fría y cortante… Yo la maté, por mi se murió mi hija… Llora con desconsuelo.

Reacción del psicólogo: Señores, lamento su pérdida, sé que es un momento de dificultad, pero tengo que informarles que lastimosamente su hija sufría de un trastorno de depresión mayor, esta muy propensa en jóvenes, pues se da por falta de afecto, por las constantes burlas y desinterés de todo su entorno. Según se ve en esta carta, ella tenia todos los síntomas necesarios para poder diagnosticarla, sé que no soy quién para decirles cómo tiene que ser la crianza de los primogénitos, pero lastimosamente los principales culpables son ustedes, lamento decirlo así, pero deben saber la verdad, pero por desgracia por más que en algún momento se llegara a medicar con Inhibidores selectivos de la re captación de serotonina, con Heterocíclicos y demás antidepresivos que se le dieran no íbamos a poder evitar este terrible acontecimiento.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s